viernes, octubre 26, 2007

Pinto agarrar el engrudo y el rodillo

En una esquina de Buenos Aires un afiche de "Lavagna Presidente" decora una pared, el sol comienza a asomar y con él un ejército de oficinistas afloran, pero para otros la jornada laboral está terminando. Muñidos de engrudo, rodillos y unos cuantos rollos de papel afiche retornan a sus domicilios a bordo de una camioneta pick up desvencijada.



Son invisibles para muchos, pero unas semanas antes de las elecciones se vuelven fundamentales para aquellos que tienen pretensiones de poder. Son los "pega-afiches", que como su nombre lo indican, tienen la difícil tarea de llenar la ciudad con carteles (con rostros de políticos amables) a contra turno.



Ellos cobran entre cinco y diez centavos cada afiche pegado o un jornal fijo, dependiendo de las urgencias del contratante. "Mercenarios", así se definen quienes pegan los afiches políticos, "donde está plata, allá vamos", aseguran sin que les importe las banderías políticas, candidatos o propuestas.



En los bunkers de los candidatos hay seis empresas "profesionales", que conocen cuáles son los lugares permitidos y cuánto puede durar un afiche de un candidato opositor. A veces, cuando los recursos no alcancen, los militantes preparan baldes con engrudo y salen a realizar la pegatina. Cuando las carteleras legales están ocupadas, buenas son las paredes, los semáforos, los tachos de basura y los postes de luz. Pero a ellos no les importa, ni a los políticos, ni a los encargados de pegar afiches.



Según un operador de uno de los principales partidos opositores, un cartel que tenga a otra persona que no sea Cristina Fernández, "puede durar 16 segundos, hasta tus mismos pega-afiches le ponen otro encima". Pero sin embargo, los siguen contratando porque "es fundamental estar en la calle".



Cuando la tarde cae sobre aquella esquina, Roy Cortina, y los ignotos candidatos del PRO se turnaron para ocupar el lugar que tenía el cartel de Lavagna. Y es ahí, con la complicidad de la noche, cuando la carrera por empapelar la Ciudad comienza otra vez.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Gosta, pero un poquito largo no te parece?

2:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home